Síguenos

Follow elderecero on Twitter

El Derecero

Del español antiguo.
El Derecero:

Dícese del que anda derecho, que te lleva por buen camino

Corazón Derecero

Ir a descargar

Nadie es profeta en su tierra

Vista de videos

NOTICIAS LOCALES

« NOTICIAS LOCALES/////////// La pastoral de adicciones tiene un espacio de escucha para personas con problemas de adiccion o sus familiares y amigos, en Casa del Niño-San Roque los martes en dos horarios a las 18 y a las 20. ******************************************** FM Buen Anuncio 95.7 25 años en el aire ....... //// /////// Caminatas y Conversas un programa No Alineado no tiene publicidad oficial ni de Multinacionales. ////////////////////////////////////////// Caminatas y Conversas con Roque Giovenale y el profesor Pablo Demkow, martes y jueves de 10 a 12 por FM Buen Anuncio 95.7 //////////// ======================================================= Aguante el archivo, el espacio para los recuerdos, sábados a las 11 en FM Buen Anuncio 95.7 ////////////////////////////////////////////////////// ////////////////// REGIONALES //////////////////////// /////////////////////////////////// //////////////////////////////// REGIONALES/////////////////////////////// /////////////////

jueves, 27 de octubre de 2016

La incineración en el horizonte de la esperanza de la fe

Editorial de Caminatas y Conversas de hoy 
Todo lo dicho nos confirma que la doctrina actual de la Iglesia no prohíbe la cremación del cadáver del difunto bautizado, manteniendo algunas restricciones: 
Se autoriza la cremación siempre que no haya sido elegida para negar algún aspecto de fe católica, por ejemplo, la resurrección. 
No debe causar el escándalo de los fieles. 
No debe realizarse por indiferentismo religioso (Ver CIC, 1176.3; 1184. 2; Praenotanda 15, Ritual de exequias). Respetando esos aspectos, los fieles pueden elegir -según la libertad que les da la Iglesia- la cremación de su propio cuerpo, sin que esta opción impida la celebración cristiana de las exequias. Estabilidad de las cenizas.
 La dispersión de las cenizas no tiene ningún sentido cristiano. Tampoco es deseable que la urna permanezca en el domicilio  

Creo en Jesucristo... muerto y sepultado
Esta es una verdad de nuestra fe. La confesamos en el Símbolo de los Apóstoles. Creemos que el Señor Jesús, después de morir en la cruz, fue depositado en un sepulcro, y permaneció allí hasta el momento de su resurrección. Esta era la práctica judía de la época.

Seguramente, el hecho de haber sepultado a Jesús marcó con fuerza el criterio de los Apóstoles como así también el de los primeros cristianos, ya que su deseo era seguir los mismos pasos del Maestro. A la costumbre judía de la inhumación de los cadáveres se unió el hecho real de que Jesús fue sepultado. Esta realidad se convirtió en un imperativo y en un signo de identidad para los cristianos frente a otros cultos paganos, especialmente en territorio helénico y romano.

La inhumación y su proceso
"Inhumar" (del latín humus: tierra) significa "enterrar". El enterramiento de los difuntos bautizados en Cristo constituyó la forma prioritaria de inhumación para la tradición cristiana, ya que, como acabamos de ver, estaba en consonancia con la costumbre judía e imitaba el rito fúnebre aplicado al mismo Jesús. Además, la inhumación se convirtió en una de las formas de diferenciación con respecto al paganismo.

Más tarde, las normas y directivas de la Iglesia prohibirán la incineración de los restos mortales de los bautizados, aunque no faltaron excepciones, por ejemplo, en casos de peste e infecciones públicas, en las que convenía deshacerse de los cadáveres como prevención a contagios.

AICA de abril de 2014
 Concepción del Uruguay,Entre Ríos, Argentina
Publicar un comentario